Las virtudes del Masón

  La Masonería, como bien sabemos, es el arte de crear templos a la Virtud y cavar pozos sin fondo a los vicios. La finalidad de nuestros trabajos podríamos resumirla en el ennoblecimiento de la humanidad, la fraternidad, la libertad y la tolerancia, esto sólo lo lograremos basados en el razonamiento, en el ser conscientes de nuestra condición de imperfección y accionando conforme a nuestra formación moral y ética.

 Tenemos aquí tres palabras claves para poder entender, vivir y aplicar las virtudes que estamos obligados a desarrollar para poder ostentar el título de Masón. Vamos a definir primeramente las tres palabras que a mi entender son claves en este estudio: Moral, Etica y Virtud.

   Primeramente vemos que la palabra Moral proviene del latín "moralis" y es lo perteneciente o relativo a las acciones o caracteres de las personas, desde el punto de vista de la bondad o malicia, ésta no pertenece al campo de los sentidos, por ser de la apreciación de los sentimientos o la conciencia.

   Por otra parte, la Etica, proviene de la vos latina "ethicus" y se refiere a lo recto, conforme a la moral. Finalmente, la palabra Virtud, tiene su origen en el latín "virtus" y entre sus significados tenemos que es la disposición constante del alma para las acciones conformes a la ley moral, pero también hay una acepción que se me antoja interesante, y es que significa fuerza, valor o vigor.

   Podemos deducir por lo anterior que la moral es propia de los individuos y tiene dos vertientes: el carácter de las personas y los juicios emitidos sobre los valores. Por otro lado lo ético se refiere, por lo tanto, a los valores que orientan a un conjunto de hombres y mujeres y estos valores pueden ser los de una casta, una clase social, una cultura o una sociedad filosófica, entre otras. Entonces, la ética es social y la moral individual. Por lo tanto la virtud es también individual ya que cada individuo desarrolla la fuerza, el valor o el vigor para poder actuar conforme a sus convicciones morales y de acuerdo a los preceptos éticos que la sociedad en la que vive le vayan demandando.

   Todos los días de nuestra vida nos enfrentamos a la toma de decisiones, decisiones en las que intervienen los conceptos antes mencionados, desde pasarnos la luz del semáforo en amarillo hasta algo tan complicado, en el caso de mi profesión, como lo es realizar algún pocedimiento quirúgico sin autorización por escrito de la persona enferma o de su representante legal. En ambos casos hay vidas de por medio, quizá lo veamos más claro en el segundo caso, pero ambos son importantes. Pongamos atención entonces en el tema principal de este burilado, las virtudes.

   Según Platón, quién la mayoría de las veces comenzaba sus diálogos con una pregunta acerca de la virtud, la falta de virtud no supone una perversión de la naturaleza humana, por naturaleza propia el hombre busca el bien para si mismo, pero si desconoce el bien, puede tomar como bueno erróneamente cualquier cosa, y en consecuencia actuar incorrectamente. Sólo quien conoce la idea del bien, dice Platón, puede actuar correctamente tanto en lo público como en lo privado.

  ¿Podemos deducir entonces que la falta de virtud es sinónimo de ignorancia? Desde mi punto de vista si es válida esta conclusión y trataré de explicarme en base a las enseñanzas de nuestra Orden. En la liturgia de el primer grado están plasmadas las siguientes palabras respecto a uno de nuestros símbolos y se refiere a nuestro estado de imperfección por los vicios y la ignorancia, entonces, debemos trabajar para deshacernos de ellos; y sigue más adelante: con el fin de alcanzar la virtud y la instrucción. Aquí llegamos a la parte más bella de la enseñanza y la que debemos analizar todos los día al levantarnos o al acostarnos: ¿estoy siguiendo realmente las enseñanzas de mis MM:. MMas:.?¿está mi accionar en el mundo profano acorde a la formación que estoy recibiendo dentro de la Log:.?, o mejor aún, ¿estoy actuando dentro del Tall:. conforme a las enseñanzas de la Mas:.? Sabemos de ante mano que nadie es perfecto y tal vez nunca logremos la perfección, pero si estamos en el Tall:. aprendiendo una forma de vida tratemos de ponerla en práctica dentro de Log:. y aún más en el mundo profano, ya que como se mencionó al inicio, dentro de nuestros templos se trabaja para ennoblecer a la humanidad, así que hagamos el compromiso de estar siempre aprendiendo y anteponiendo día a día los principios que se nos inculcan dentro del templo y esto ante cualquier situación dada. Podría decir, en conclusión que somos producto de la educación que nos transmitieron nuestros padres, que pudo ser muy buena, regular o muy mala, pero si seguimos siendo tal y como nos formaron eso ya es culpa nuestra. Recordemos que nuestra columna es la fuerza, fuerza que nos debe identificar, por lo tanto la virtud es la que nos debe guiar y al final del camino podremos felicitarnos por nuestras acciones atinadas, pero también debemos de tener el valor de aceptar que cometimos un error y con el vigor de enfrentar un nuevo reto corregir el sendero y así poder crecer en sabiduría, sabiduría que nos brinda la lección aprendida, por que solo así podremos ser mejores hombres, mejores padres y mejores ciudadanos, en definitiva un verdadero Masón. 

   Es cuanto.

Ap:. Mas:. Ilie Gilberto Soto Espinoza


Visitas
Forum